Grasas del aceite de oliva

Grasas del aceite de oliva ¿Cuáles son sus tipos?

Conocer la importancia que radica en las grasas del aceite de oliva es algo interesante y de mucha ayuda para toda persona en general. El aceite de oliva posee una composición perfecta en todos sus usos y aspectos. Un producto exquisito y totalmente saludable, que puede ser usado en todo lo que se desea.

El olivo es una planta maravillosa cuyo cultivo proporciona las más exquisitas y deliciosas aceitunas, de ellas se obtiene el anhelado aceite de oliva. Para su obtención se extrae de la aceituna el más puro aceite de oliva, esta se tritura y se consigue un aceite oliva extra virgen. Sigue la obtención del aceite de oliva virgen, cuyos beneficios no son tan buenos como el extra virgen, pero es muy útil y de calidad.

Seguido comienzan diferentes procesos de modificación en cuanto a refinado o combinaciones con otros aceites más comunes. Es aquí en donde se va transformando poco a poco la efectividad, sabor o funciones del aceite de oliva obteniendo mayor producción y alto comercio.

Son muchas las familias que usan aceite de oliva, es decir, en casa no puede faltar nunca dicho aceite, pues básicamente se usa para todo. Estas familias han comprendido cuál es el mejor y él porque es tan importante hacer una buena elección.

Conocer con amplitud sus componentes o grasas saludables, ayudan a indagar un poco más sobre como escogerlo o usar. La importancia se encuentra en su composición, es decir, los tipos de grasas como:

Tipos de grasas del aceite de oliva:

  • Las grasas saturadas
  • Grasas insaturadas
  • Vitaminas
  • Tipos de omega

Composición y grasas encontradas en el aceite de oliva

El aceite de oliva posee grasas que benefician la salud del ser humano, sin embargo, es bueno estudiar cuales son las que ayudan a una vida saludable. Claro está, sin necesidad de exagerar su uso.

En definitiva, la composición del aceite de oliva se basa en lo siguiente:

  • Grasas saturadas 13,8%
  • Grasas insaturadas 73% (monoinsaturadas)
  • Omega 6 9,7%
  • Omega 3 0,76%
  • Vitamina E 72% (RDA)
  • Vitamina K 75% (RDA).

Entre otras vitaminas. Ahora bien, se puede decir que su mayor potencial en grasas saludables del aceite de oliva, derivan de estos mismos componentes.

Omega 3 y 6 del aceite de oliva

Basados en esto, se encuentran propiedades altamente efectivas en el control y prevención de enfermedades. Se considera al aceite de oliva como un alimento de acompañamiento saludable que ayuda a llevar un estable ritmo de vida.

Los beneficios del aceite de oliva en general siguen siendo investigados. Solo con conocer aspectos tan relevantes e importantes que provienen de su composición, ya se convierte en una importante elección.

Se espera que estas investigaciones aporten datos importantes, ayudando en enfermedades más fuertes como el cáncer. Dado que, existen pequeños indicios sobre el efecto del aceite de oliva en células cancerígenas. Indiscutiblemente este sería un gran desarrollo en la salud actual.

Grasas saturadas del aceite de oliva

Los beneficios aportados por las grasas saturadas en el aceite de oliva, no son más que los de uso común que ya se conocen. Sin embargo, se pueden observar de la siguiente manera:

  • Aportan las calorías necesarias para un buen funcionamiento del organismo en general.
  • Ofrecen una buena absorción de las vitaminas a través de la piel.
  • Ofrecen beneficios en el pleno funcionamiento del cerebro.
  • Controlan la coagulación de sangre para prevenir inflamación.

Claro está que las grasas saturadas del aceite de oliva poseen un equilibrio perfecto con las insaturadas, una combinación adecuada para trabajar en la salud. Un aceite vegetal 100% recomendado en el uso del hogar, de forma culinaria o medicinal.

Por otra parte, es común decir: “todo en exceso hace daño”, de la misma entender que el alto consumo de grasas saturadas afecta directamente a la salud es importante. En este caso se regula el consumo de dichas grasas con el fin de prevenir problemas en el organismo. Dado el caso, su nivel en el aceite de oliva es bajo y sin complicaciones de uso.

Grasas insaturadas en el aceite de oliva

Conocidas también como monoinsaturadas, las grasas insaturadas del aceite de oliva son aquellas que proveen múltiples beneficios para ser usados con plenitud en él organismo. Comprenden el ácido oleico en su totalidad, se trata de una grasa saturada que es de suma importancia en el control de diversas enfermedades.

Se observa al aceite de oliva como un potencial alimento para combatir enfermedades como:

  • La inflamación
  • Altos niveles del colesterol
  • La hipertensión
  • Efectivo en algunos tratamientos de diabetes.

Entonces con un 73% de grasas insaturadas en el aceite de oliva (casi la totalidad de sus componentes) se describe totalmente saludable y recomendado como medicina en general.

En este caso las grasas insaturadas del aceite de oliva lo convierten en un alimento sano y con propiedades enriquecedoras durante su consumo. Son grasas recomendadas para consumir sin temor de riesgos, cabe destacar que previene la oxidación de las células, es decir también es antioxidante.

Los estudios realizados muestran mejoras en personas que, con enfermedades cardiovasculares o inflamatorias, un importante aporte en el uso de aceite de oliva para tratamientos. La Asociación Helénica de Gerontología y Geriatría de Grecia, indican que el control de estas enfermedades ha sido muy bueno en el Mediterráneo debido al consumo de aceite de oliva.

Se puede esperar y proyectar el aceite de oliva a otro nivel más que el simple uso culinario. Sin embargo, es necesario entender que se debe tratar en su mayoría del aceite de oliva extra virgen, aquel que no pasa por cambios o combinaciones.  Solo así, se obtendrán los resultados deseados en cuanto a salud física.

Las diferentes grasas que tiene el aceite de oliva

Tipos de omega que ofrece el aceite de oliva

Son las grasas poliinsaturadas que ofrece el aceite de oliva, estas grasas son altamente efectivas si se consumen con precaución. Estos ácidos grasos son altamente recomendados dependiendo de las enfermedades preexistentes. Encontramos distintos tipos de omega en el aceite de oliva con funciones diferentes, pero igualmente efectivas.

Indispensables para el funcionamiento y mantenimiento de las membranas celulares y el transporte de vitaminas liposolubles. También, en la producción de hormonas que regulan la presión sanguínea, coagulación sanguínea y desarrollo saludable del aparato digestivo.

Se conoce la eficiencia de las grasas saturadas e insaturadas en el aceite de oliva, también del omega en su composición que ayuda a una buena salud. Es importante conocer los tipos de omega que ofrece y sus respectivas funciones, esto ayudará a saber dar el uso en función a sus beneficios.

Beneficios del omega 3 y omega 6

En este caso las funciones saludables se observan en las calorías y su aporte al organismo. A su vez funciones acordes al corazón, vasos sanguíneos, pulmones, sistema inmunitario y endocrino. Es interesante lo que puede conseguirse con la composición que se observa en el aceite de oliva.

Conocer que el omega 3 puede prevenir enfermedades crónicas, es un atributo que se suma en el uso del aceite de oliva. Así mismo, como:

  • Un buen control de enfermedades cardiovasculares
  • Una buena salud y desarrollo infantil.
  • Prevención de células cancerígenas
  • Artritis reumatoide
  • Degeneración macular senil, entre otras afecciones que pueden ser prevenidas o controladas.

Por otra parte, se encuentra un porcentaje de 9,7% de omega 6 en el aceite de oliva. El omega 6 posee en parte cualidades semejantes al omega 3 en el cuidado físico de las personas. De la misma forma, es necesario consumir a través de aceites vegetales y otros tipos de alimentos.

El omega 6 puede actuar de forma favorable restableciendo los niveles del colesterol en los individuos. Reduce los niveles de colesterol malo y de esta manera aumenta los niveles del colesterol bueno a un modo aceptable. Previene enfermedades del corazón y reduce el riesgo de cáncer.

La situación con el omega 6 puede dar un toque diferente, en algunos casos se hace innecesario el consumo excesivo de omega 6. por supuesto debe haber un equilibrio entre omega 6 y omega 3. Aunque esto no afecta el consumo de aceite de oliva, ya que sus porcentajes son adecuados para ingerir como se necesite o desee.

Combinación de grasas y vitaminas

Mencionar las vitaminas que proporciona el aceite de oliva también es muy importante, estas vitaminas terminan de completar los beneficios saludables y muy completos obtenidos del aceite de oliva. En conjunto con las grasas saturadas e insaturadas fusionan los aspectos de provecho que presenta el aceite de oliva.

Si bien se ha mencionado todo lo referente a los beneficios de las grasas que componen el aceite de oliva, no se puede dejar de lado su combinación las vitaminas A, D, E, y K. Indispensables para la adsorción de minerales. De estas vitaminas se puede mencionar la E, con una función importante en ser antioxidante, mantiene un resguardo del sistema inmunológico altamente efectivo.

En cuanto a la vitamina K, se hace responsable de la coagulación efectiva de la sangre, reduce el riesgo de infartos y problemas cardiovasculares. La vitamina A contribuye a un buen desarrollo de los huesos, tejidos blancos y la piel. Mientras que la vitamina D se encarga de una efectiva absorción de calcio.

Basados en esto, se ve con claridad los beneficios apropiados de las grasas saturadas e insaturadas en conjuntos con el omega 3 y omega 6, un aceite de oliva saludable. En España la mayoría de los hogares mantiene en su alacena el mejor aceite de oliva, perfecto para usos culinarios y práctico para usos medicinales.

Las grasas del aceite de oliva como nutrientes extraordinarios

Se ha indagado en todos los efectos positivos que tienen las grasas encontradas en el aceite de oliva. Todo en función al bienestar de los individuos, no solo pensando es gustos, sino también en necesidades. Las grasas del aceite de oliva, sobre todo las insaturadas merecen una continuidad en investigación. Es maravilloso lo que el aceite de oliva extra virgen ofrece al mundo.

Los nutrientes que proveen son altamente requeridos por los individuos. La efectiva función a distintas enfermedades y la posibilidad de actuar con enfermedades a futuro lo convierten en un producto de prioridad para muchos. Un alimento completamente natural, con los nutrientes necesarios para evitar la acidez gástrica y a su vez facilitar la pérdida de peso.

Nunca está de más tener en casa, y sacar el mayor provecho a sus beneficios, el aceite de oliva puede considerarse un producto de consumo habitual. Se pueden conseguir en cualquier tienda y adquirir en diferentes presentaciones según se ajuste a cada bolsillo.

Recomendaciones necesarias para tomar en cuenta

Respetando todos los aspectos que cada persona, el aceite de oliva extra virgen puede ser el más recomendado para la debida obtención de las grasas saludables. Sin presentar ninguna modificación que altere o disminuya sus propiedades nutritivas.

Sin embargo, no se desestima el aceite de oliva en ninguna de sus presentaciones para cocinar o realizar otro tipo de usos. Saludable para ser ingerido de la manera en que se desee. Una cucharada diaria en ayunas permite que sus grasas trabajen de forma activa en el organismo.

Nada como preparar deliciosa receta con el aceite vegetal más natural y saludable que hay. La forma más segura de usar y consumir grasas sin temor a sobrepeso o enfermedades, listo para ser usado en guisos, ensaladas y frituras. Preparar deliciosas recetas en casa nunca pudo ser más sano. El aceite de oliva extra virgen contiene suficientes calorías por ración, esto ayuda a saciar el apetito.

Seguramente se seguirán disfrutando y conociendo aún más los beneficios de las grasas que contiene el aceite de oliva. Su historia es larga pero concreta y sus resultados saludables muy seguros.

Usado también como conservante natural para la preservación de algunos alimentos. Esto se debe que posee polifenoles y vitamina E, protegiendo a los alimentos de microorganismos que generan su deterioro.

Y como no disfrutar del exquisito sabor que ofrece el aceite de oliva, conociendo que además de ser delicioso, es saludable y enriquecedor. En definitiva, no hay excusas que vayan en contra de su consumo o debida adquisición. No existe una mínima razón para no tenerlo en casa y disfrutar plenamente de sus contribuciones.